«Europa se aleja de la solidaridad»

  • El vicepresidente del Parlamento Europeo expone en Albacete las amenazas a las que se ve sometido el proyecto comunitario.

  • Miguel Ángel Martínez reconoce el desarraigo actual entre las instituciones de la UE y los ciudadanos.

Una simple cháchara de ascensor puede convertirse junto a Miguel Ángel Martínez en una lección de historia, economía o una oda al arraigo por el malogrado «proyecto europeo». «Hay motivos para la preocupación», reconoce el hoy vicepresidente del Parlamento Europeo, ante la peor etapa que, sin duda, está viviendo la Unión Europea en sus 60 años de trayectoria. Así lo deja claro en los primeros minutos de su intervención en un encuentro organizado por la agrupación local del PSOE en Albacete. Y así lo reproduce, acostumbrado a compartir su propio guión de la más intrigante de las películas, en la entrevista que mantenemos minutos antes.

¿El proyecto europeo está en peligro?

El proyecto como tal no está en peligro, pero sí está muy amenazado. En realidad, está amenazada la esencia que ha hecho de este proyecto un paradigma de libertad y de prosperidad. Si Europa se convierte en un proyecto en el que los españoles, como en los años 70, tienen que emigrar a otros territorios para ganarse la vida, habrá perdido su alma. La paz que no teníamos hace 60 años ya está asegurada. Lo preocupante es la deriva que está sufriendo y que está alejando al proyecto europeo de uno de sus principios fundamentales: la solidaridad.

¿Es esa falta de solidaridad la que separa las políticas del eje alemán con las del franco-italiano?

Sí, porque la cuestión que gira entorno a los modelos de más austeridad o más gasto público es radicalmente ideológica. La derecha, por identidad, es insolidaria. La diferencia entre esta derecha que hoy nos gobierna y la que impulsó junto a la izquierda la creación de la Unión Europea es que la primera ya no sufre el miedo a la amenaza soviética de la segunda. De un tiempo a esta parte estuvieron jugando a la solidaridad y ahora no les interesa que el Estado pague hospitales, escuelas y pensiones a gente que no puede permitírselos de otra manera.

la foto 1 (2)¿Los países del sur de Europa han vivido por encima de sus posibilidades?

¿Quién ha vivido por encima de sus posibilidades? Los que han tenido siempre todas las posibilidades, no. Los que siempre han tenido universidad para sus hijos y sanidad para su familia nunca han vivido por encima. Lo que ocurrió con países como España, es que al llegar la izquierda al Gobierno lo hizo con el compromiso y la vocación de darle dignidad a aquéllos que no han tenido nunca posibilidades. Es decir, durante esos años se permitió que aquellas personas que no podían vivir conforme a su propia dignidad, accedieran a esas posibilidades: hospitales, colegios o pensiones. Pero claro, para garantizar esa dignidad, y más en este contexto, la financiación tiene que salir del bolsillo de quienes siempre han tenido posibilidades, a favor de los que no tenían esa suerte. Es algo elemental.

¿El Gobierno actual sostiene que no hay otra salida que la reducción del déficit y la deuda?

No estoy a favor de mantener o incrementar la deuda. Incluso, me parece disparatado afirmar que la política social sólo se sostiene a base de déficit. Yo pienso que hay que ajustar los ingresos a un gasto donde lo social es prioritario. Habrá que ver dónde se recorta, pero también dónde se aumenta el ingreso para tener suficientes recursos como para atender a las prioridades. ¿El armamento o la financiación de la iglesia es una prioridad? No.

Volviendo a Europa, ¿siente cuando camina por la calle en España lo lejana que quedan las instituciones comunitarias para los ciudadanos?

En efecto, existe esa lejanía. En primer lugar, debido a la propia incapacidad e insuficiencia de las propias instituciones europeas de comunicar lo que es Europa o el proyecto europeo. Por otro lado, los medios de comunicación no han asumido la necesaria función pedagógica o de divulgación social a este respecto. Esto nos lleva, por tanto, a que la gente sienta que la Unión Europea es algo que queda lejos, muy lejos, identificándolo geográficamente con Bruselas. Sin embargo, instituciones como el Parlamento o el Consejo Europeo son las que rigen los modelos de vida en cada uno de los 27 países que conforman la UE. Y decidir con rigor e inteligencia la composición de ambas instituciones debe ser todo un acto de responsabilidad democrática.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s