Mirando al cielo

  • Los productores de albaricoque en la provincia esperan que la climatología no arruine la campaña.

  • La Aemet prevé un progresivo aumento de las temperaturas que podría salvar parte de la cosecha.

albaricoques, agricultura, hellín, AlbaceteMirando al cielo y al termómetro. Así están estos días los productores de albaricoque en la comarca Campos de Hellín, única zona de la provincia donde se cultiva este fruto. En comparación con otros años, hoy debían haber comenzado la campaña de recolección, pero las suaves temperaturas de las últimas semanas y las abundantes precipitaciones de esta primavera han propiciado que la fruta no haya madurado todavía y que incluso se vea afectada por plagas como la del virus ‘viruela’. «Si no comienza a salir el sol con fuerza caerá considerablemente la producción de primera calidad», explica el secretario general de UPA en Albacete, Julián Martínez. Así lo corroboran cooperativistas como Jesús Sagredo, presidente de la Santiago Apóstol de Isso: «El 10-15% de la fruta ya está afectado por el virus. La viruela empeora la calidad y el precio».

aemet precipitaciones lluvia temperaturas mayo verano AlbaceteAunque la producción para venta en fresco ya ha comenzado, la recolección para cremogenado —crema de albaricoque para zumos, mermeladas y otros productos— se retrasará un par de semanas a lo que viene siendo habitual. «Las temperaturas han estado por debajo de lo normal en primavera. La máxima registrada en Hellín desde el comienzo de la misma ha sido de 29,6 grados. Lo habitual es que a partir del 20 de mayo se hubiesen registrado temperaturas por encima de los 30 grados», explica Miguel Ángel Requena, responsable de meteohellin.es.Así lo constata la Agencia Estatal de Meteorología, señalando a fuertes contrastes de temperaturas durante el mes de abril, ostensibles a mayo. Sin embargo, las predicciones apuntan a que la temperatura vaya acercándose progresivamente a los valores normales de junio y que el verano sea —en contra de las previsiones del canal francés Méteo— similar al de otros años.

No acaban en la temperatura las preocupaciones de los agricultores de Campos de Hellín sobre la cosecha del albaricoque. A los riesgos de granizadas que podrían provocar numerosos daños, como ha sucedido esta semana en la Región de Murcia, se suma la incertidumbre por la fijación de precios en el sector. «Creo que vamos a ir a los precios del año pasado, ya que va a aumentar la demanda», señala José Carlos Blázquez, gerente de la SAT Cooperativa agrícola de Hellín. Unos precios que en la pasada campaña no alcanzaron los propios costes de producción, resultado del pacto entre los responsables de la industria. «Los agricultores están expuestos al aprovechamiento de los industriales», denuncia Julián Martínez. Desde UPA amenazaron incluso con recurrir a la Comisión Nacional de la Competencia por una fijación de precios que consideraron «totalmente ilegal». Aunque posible, ese panorama no parece hoy tan cercano. En ello confía al menos Jesús Sagredo, apuntando a unos precios algo superiores a los del pasado año, como ha quedado reflejado en el contrato que han cerrado esta semana con una empresa italiana.

La Cooperativa Santiago Apóstol es en la comarca la principal interesada de resultados positivos en esta campaña, ya que agrupa un total de 800 hectáreas y da cobertura a unos 180 socios entre Hellín, Tobarra y Ontur. Su presidente prevé que la campaña acabe con tres millones de kilos de albaricoque. Una cosecha algo inferior a la del año pasado que acabó con 4 millones y medio de kilos recolectados.

Seguro agrario

La Unión de Pequeños Agricultores también denuncia lo que está siendo un «auténtico abuso» por parte de la aseguradora Agroseguro. Según Julián Martínez, la cantidad de fruta por hectáreas establecida en las normas de contratación ha caído a los 500 kilogramos. «Ello supone que los agricultores lleguen a recibir unos 100 euros por hectárea. Una cantidad ridícula e inaceptable», explica. El secretario provincial de UPA critica además la disposición establecida por la Junta por la que no se conceden indemnizaciones al campo cuando el agricultor no ha contratado un seguro agrario. «Todo ello paraliza la viabilidad en la provincia de un cultivo muy minoritario», apunta Julián Martínez. Un producto que tuvo cerca la Indicación Geográfica Protegida (IPG) y que hoy avanza con más miedos que fracasos al ritmo de las producciones levantinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s