CIVI condiciona su apoyo al Gobierno de Villarrobledo en la rebaja de los impuestos

  • José Antonio Cabañero reconoce el desgaste que su partido sufre por favorecer la gobernabilidad de los ‘populares’ en el Consistorio

  • El PSOE denuncia que la formación independiente ha respaldado numerosos recortes en contra de sus compromisos electorales

CIVI, Villarrobledo, José Antonio Cabañero, AyuntamientoSe aventura una segunda parte de mandato poco tranquila en el seno del Ayuntamiento de Villarrobledo. Al  menos así se encargan de anunciarlo desde la oposición socialista, aupada por el «patente descontento social» hacia el Equipo de Gobierno y los dos partidos que de un modo u otro lo conforman: PP y CIVI. La denominada «aritmética parlamentaria» que en el Consistorio villarrobledense se traduce en un Gobierno sin mayoría absoluta apoyado por un ‘partido visagra’ podría poner en un brete al actual alcalde, Valentín Bueno. Los concejales que hoy favorecen su permanencia en el cargo —sin contar a los de su propio partido— pertenecen a una formación que comienza a  amenazar con retirar su soporte si el Ejecutivo local continúa con nuevos recortes y no cumple con la normalización de los impuestos municipales en 2014. Todo ello en un contexto, definido por el portavoz de CIVI, José Antonio Cabañero, «de dificultad y desgaste».

Cuando hace balance de lo que han sido los dos últimos años de mandato, Cabañero reconoce que, junto a los recortes y la subida de impuestos y tasas, lo que más dolió en CIVI fue el despido de decenas de trabajadores municipales. «Era una de las maneras de poder cuadrar el presupuesto de 2013», señala. Una medida que, en palabras del concejal, «nos ha costado muchas discrepancias en el seno del partido» y que llevó a varios de sus miembros a abandonar la formación independiente. Es lo que José Antonio Cabañero resume como el «coste político» derivado de su apoyo al Partido Popular. Un coste que para el PSOE en la localidad está más que justificado ante lo que ha sido «una complicidad absoluta para favorecer los más drásticos recortes del PP en plantilla y en servicios públicos», apunta el portavoz socialista José Luis Íñiguez. «Entiendo perfectamente que haya ciudadanos que se sientan engañados por haber votado a CIVI, ya que la política que están practicando es totalmente contraria a la que prometieron», sentencia.

Fricciones

Es ahora, cuando el mandato municipal alcanza su ecuador, cuando desde CIVI quieren plantar cara a las fricciones que separan los ideales del partido con los del PP. «Una cosa es que intentemos reconducir la delicada situación económica del Ayuntamiento y otra, que el PP intente llevarnos a un escenario que para nada compartamos», aventura José Antonio Cabañero. Y pone como ejemplo de las condiciones que están dispuestos a imponer la rebaja de impuestos municipales en 2014, prometida cuando se subieron entorno al 15 por ciento en 2011. «El Partido Popular tiene que se consecuente con lo que aprobaron con nuestro voto a favor. De no ser así revisaríamos nuestro respaldo al Equipo de Gobierno», concluye el portavoz de CIVI.

Desde el PSOE ven lejano ese escenario, incidiendo en las escasas discrepancias encontradas en los plenos entre ‘populares’ e independientes. De hecho, como ya han denunciado en otras ocasiones, son ya varias las acciones que les hacen sospechar de que la relación entre PP y CIVI no se sustenta sólo en asegurar la gobernabilidad del municipio. «Estamos viendo cómo se pliegan a los dictados del PP porque les están pagando un sueldo mensual de 2.800 euros. El peso de la nómina de José Antonio Cabañero es muy grande en el Ayuntamiento», sentencia Íñiguez. Sin embargo, el patente distanciamiento entre PSOE y CIVI podría verse aminorado —aunque ambas partes lo descartan— según vaya creciendo el desafecto entre la formación independiente y el Partido Popular. La moción en defensa de la sanidad pública aprobada en el pasado pleno con los votos a favor de socialistas e independientes sustenta esta posibilidad.

Apoyo incondicional a CIVI

José Antonio Cabañero sigue denunciando la campaña de descrédito dirigida hacia su partido «desde prácticamente su fundación». «Venimos sufriendo ataques en foros y ‘petit comités’, en los que siempre se intenta introducir la idea de la disolución de CIVI», señala. Excepto eso y la salida de «tres o cuatro miembros que se han descolgado», Cabañero define la situación de su partido de «firme», describiendo a una formación «mucho más fuerte que dos años atrás». Así lo corroboran algunos miembros que le acompañaron en la lista electoral de 2011, como Joaquina Martínez, Pilar Bonillo o Felipe Martínez. Éste último defiende la decisión de apoyar al PP en la toma de decisiones mal valoradas por los vecinos, «porque de lo contrario Villarrobledo sería ingobernable», apunta. «No han tenido otro remedio», señala Joaquina Martínez preguntada por el apoyo de CIVI al PP. «Aunque duelan, a veces hay que respaldar decisiones que son necesarias», concluye. Desde el otro lado, el que corresponde al Partido Popular, no se ha querido valorar la situación e intenciones de CIVI en el Ayuntamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s