De Alpera a Lezuza

  • Columna de opinión, por Rubí Sanz

Libisosa, yacimiento, Lezuza, AlbaceteHace pocos días el Ayuntamiento de Lezuza celebraba un día de puertas abiertas en el yacimiento de Libisosa, ahora el de Alpera hace otro tanto en torno a las pinturas rupestres de su término municipal, con la Cueva de la Vieja a la cabeza. Ambas iniciativas son especialmente de agradecer por cuanto constituyen una oferta cultural atractiva, edificante, que nos transporta a los tiempos de otras gentes que antaño ocuparon espacios del territorio albacetenses. Son opciones del turismo cultural que, de paso, contribuyen a conocer los pueblos actuales, sus actividades y paisajes. Y son todavía más importantes en estos tiempos en los que muchas de las ofertas culturales (cine, teatro, libros, música) están acompañadas de impuestos (IVA) desacordes con las capacidades adquisitivas de las familias.

El derecho a la cultura, recogido en nuestra Constitución (artículo 44.1), es responsabilidad en primer lugar de las instituciones públicas, luego están los espónsores, las iniciativas privadas algunas surgidas desde asociaciones, pero son el Estado, las Comunidades Autónomas, las Diputaciones y los Ayuntamientos quienes han de promover y tutelar todo aquello que contribuye a fomentar la cultura de los pueblos. El patrimonio está en primera línea de salida pues, al fin y al cabo, es el más directo legado de quienes nos precedieron.

Uno de los logros del Estado democrático ha sido romper las barreras que habían sido levantadas, que reservaban la educación y la cultura prácticamente a quienes podían pagarla. Las bibliotecas eran escasas, las universidades lo eran todavía más… En estos días uno de los temas de actualidad gira en torno a las becas, tan necesarias para muchos buenos estudiantes y mejores profesionales futuros, otro impone una urgente reducción del IVA para que nuestros creadores puedan seguir produciendo. La historia, la riqueza y el prestigio de los pueblos es tanto mayor cuanto lo es su inversión en la extensión del conocimiento.

Visto para sentencia el recurso de reposición por la herencia Urrea

  • El juez decidirá si la Diputación debe ceder las fincas de las Tiesas, San Gregorio y Casa del Pozo a los familiares de Purificación Urrea

  • En la vista, celebrada ayer, los testigos periciales reafirmaron la argumentación de la Institución Provincial

finca las tiesas, purificación Urrea, herencia, juicio, recurso, AlbaceteTres meses tenía la Diputación para ceder la herencia que Purificación Urrea dejó a su muerte en 1966, tras el auto que dictó el Juzgado de Primera Instancia número uno de Albacete el pasado enero. Auto por el que la Institución Provincial presentó un recurso de reposición que ayer quedó visto para sentencia. En la vista, celebrada en el Palacio de Justicia albaceteño, la Diputación demostró su rotundo rechazo a verse sometida a la ejecución de una sentencia que considera «meramente declarativa». Sí la considera condenatoria el abogado de la familia de Purificación Urrea, Mariano López Ruiz, para quien no caben ya más procedimientos judiciales de cara a que las fincas heredadas, así como «sus frutos, rentas y demás rendimientos», pasen a manos de los familiares y la Fundación que pretenden crear a favor de los niños desfavorecidos de la provincia. Sigue leyendo